para crear una.

Registrarme

Ningún coche Diesel respeta la normativa de emisiones

Ningún coche Diesel respeta la normativa de emisiones

Parece que Ningún coche Diesel respeta la normativa con la norma europea sobre emisiones de NOx (Óxido de Nitrógeno) y CO2 (Dióxido de Carbono). Ya se había hablado de ello, pero nadie había publicado los datos de forma oficial, sin tener en cuenta el destapado escándalo que afectó a Volkswagen y que se conoce como Dieselgate. Ahora, la Comisión Royal, liderada por el Ministerio Francés de Medio Ambiente y bajo el mando de Ségolène Royal, ha publicado el resultado obtenido en el análisis de 50 de los 52 coches estudiados y, y desde luego, todos contaminan más de lo permitido.

Todos los coches con motor Diesel emiten óxido de nitrógeno y dióxido de carbono muy por encima de los límites de contaminación establecidos. Ya hay datos oficiales que lo pueden asegurar.

Los coches que han sido sometidos a las pruebas en Francia pertenecen a las marcas Audi, Volkswagen, Peugeot, Ford, Mercedes, Toyota, Citroën, Renault, Dacia, Nissan, Fiat, BMW y Opel. Eso sí, algunos también pertenecen a la normativa Euro 4 y Euro 5 (un total de 29) y, el resto (23), ya sí que están clasificados como Euro 6.

La comisión francesa ha hizo tres pruebas distintas para analizar las emisiones; un test D1, que vigila que no haya ningún software ni dispositivo mecánico que engañe las emisiones, un test D2, que se combina con el primero y estudia cualquier tipo de alteración en el funcionamiento del vehículo y, por último, un D3 que mide las emisiones en condiciones reales de conducción.

Este estudio galo no hace más que empeorar la situación de los fabricantes de coches Diesel en Europa, especialmente en países como Francia, que llevan declarándole la guerra al gasóleo en las localidades urbanas

Los fabricantes de coches tendrán que responder ante estas acusaciones del Ministerio Francés de Medio Ambiente, aunque se trata de un informe independiente y sin valor legal a nivel Europeo. Lo que sí pone de manifiesto es que la normativa actual de regulación de emisiones ‘no funciona bien’, ya que las homologaciones obtenidas en laboratorio no responden ni mucho menos con la actual realidad, a pesar de que los coches Diesel consiguen pasar las pruebas oficiales.