Iniciar

Iniciar sesión

¿Ha olvidado la contraseña?

Crea tú cuenta

Registrarme

Mercedes-Benz CLS 2018, Déjà Vu

Tras una larga espera, y con una versión en el mercado un tanto atrasada, el Mercedes-Benz CLS se renueva. Esta nueva generación se reinventa para ofrecer toda la tecnología y lujo que desarrolla la firma de Stuttgart.

Regreso al futuro

Si nos vamos al pasado, en 2004 el Mercedes-Benz CLS se presentó por primera vez. En aquella época supuso una novedad impresionante, puesto que fue la primera berlina coupé del mercado. Aquel primer CLS denominado C129 se situaba a caballo entre la Clase E y la Clase S. Fue una idea tan innovadora por aquel entonces, que su rivales lo tomaron como ejemplo. Dando lugar a modelos como los Audi A5 y A7 Sportback, o los BMW Serie 4 y 6 Gran Coupé. Su diseño era impactante y refinado, pero con un toque deportivo que nos apasionaba.

Trece años más tarde, y con una generación de por medio, el CLS se reinventa por tercera vez. Aún mantiene la misma filosofía de la primera entrega. Una berlina coupé, elegante pero con pinceladas deportivas. Ahora su diseño es mucho más actual y con un toque juvenil. Se inspira en el exitoso y reciente CLA, del que toma rasgos estéticos. Mercedes pretende que el nuevo CLS se extienda hacia una clientela más joven y dinámica.

Un Mercedes-Benz CLS juvenil

Su frontal sin duda es lo más imponente del coche, inspirado en el del AMG GT. Ahora, todas las líneas se homogeneizan para crear un conjunto más equilibrado. La trasera es particularmente la parte del vehículo que menos me convence. La firma ha apostado por eliminar los pilotos en forma de pico de águila, que me encantaban. Habrá que acostumbrarse al nuevo diseño….

 

Por otro lado, la marca lo ha presentado en un tono rojo oscuro homenajeando a la primera generación de 2004.

No obstante, la gran revolución del nuevo CLS se encuentra en lo referente al interior y tecnología. El interior es lo más impresionante de coche, siguiendo los pasos de los nuevos Clase E y Clase S. El diseño del salpicadero es calcado al del Clase E. Cuenta con las dos grandes pantallas, una para el infoentretenimiento y otra, un sofisticado cuadro digital. El interior desprende elegancia, confort y deportividad.

Apuesta por el diésel

Mecánicamente montará los nuevos motores de seis cilindros en línea ya estrenados en la Clase S. La versión de acceso a gama será el 3.0 diesel de 286 cv (350d), por encima, en lo que a diésel se refiere montará el 400d con 340 cv. En cuanto a gasolina solo se ha presentado el CLS 450 con 367cv. Todas las mecánicas cuentan con la tracción integral 4 MATIC. Se espera que en lo sucesivo lleguen más mecánicas de 4 cilindros en línea para el acceso a gama y de 8 en V para las versiones más prestacionales.

Tecnología emocional

En su amplio catálogo de opciones, el Mercedes-Benz CLS cuenta con todo lo que podamos imaginar. Habrá disponibles hasta tres tipos diferentes de trenes de rodaje. De serie, montará multitud de equipamiento como la suspensión neumática. Otro sistema que montará el CLS ya visto en el Clase S es el control de confort Energizing. Este gadget consiste en que el vehículo regule automáticamente una serie de ajustes de la atmósfera interior. Además, el nuevo CLS  ofrece la última generación de infoentretenimeinto In-Car-Office.

Por primera vez, cinco plazas

En cuanto a  sistemas de seguridad y ayudas a la conducción, el nuevo CLS es un auténtico Clase S. No faltarán los sistemas Presafe, los faros Multibeam LED o el paquete de conducción semiautónoma. Por primera vez, el CLS estará disponible con cinco plazas, mucho más práctico que antes y con más espacio. Su maletero ahora ofrecerá 520 litros de carga, y en su contra, Mercedes no prevé desarrollar una variante Shooting Break como en su anterior generación. Estamos deseando verlo.

 

Víctor García Pérez